SAFE - Doméstico

SAFE como gestor de la carga energética en instalaciones conectadas a la red con o sin generación de energía renovable.

Una buena parte de los hogares, despachos profesionales, pequeños comercios … (Con potencia contratada < a 10 kw) y suministro tanto en monofásico como en trifásico), no disponen de la posibilidad de instalar equipos de generación de energía con origen en fuentes renovables (solar, mini-eólica u otra) o pueden hacerlo de modo que sólo parcialmente atienda a sus necesidades de consumos, por lo que la mayor reducción de su factura energética viene dada por la correcta gestión de compra de la energía a la empresa suministradora.

La solución buscará minimizar el importe de la factura energética a través de la implementación simultanea de dos soluciones: auto-generación (en los supuesto que sea posible la instalación de energía procedente de fuentes renovables) y/o por la gestión de compra de la energía en las horas de precio cercano a cero, su almacenamiento y posterior uso.

El almacenamiento de energía previsto en el modelo estándar es de 12 Kwh si bien se ofrece una ampliación x2 o x3 (o mayor) con una pequeña variación en el tamaño del equipo. En este tipo de instalaciones se obtiene un extra con la función de SAI del equipo ya que evita grandes trastornos en caso de interrupción o malfuncionamiento de la red convencional..

Las posibilidades que plantea a esta opción, a su vez son dos:

Instalaciones en las que no hay posibilidad de generación de energía de origen renovable, es decir, aquellas en las que sólo es posible el consumo desde la red convencional.

En esta hipótesis el equipo SAFE será programado de modo que conectando en remoto con las bases de datos oficiales que diariamente publican los precios de venta de la energía para el día siguiente, compre automáticamente el volumen previsto de energía en los tramos horarios de menor precio, la almacene y la ponga a disposición para su consumo en los momentos deseados. La cantidad de energía almacenada dependerá de la capacidad de almacenamiento con que esté dotado el equipo SAFE que será dimensionado adecuadamente para cubrir al menos, el 90% de las necesidades de consumo. Si en algún momento el equipo SAFE no puede proporcionar la cantidad de energía solicitada puntualmente (por ejemplo, por el arranque de algún motor, o equipo), el pico de consumo sería tomado de la red convencional en ese instante. Solo se tomará de la red convencional el pico de consumo, y se hará de modo automático sin micro-cortes (punto cero) y por lo tanto inapreciable para el consumidor.

Instalaciones en las que además de la red convencional es posible alguna generación de energía de origen renovable, es decir, una parte de la energía consumida la auto-generemos y otra parte provendrá de la red convencional (en hibridación).

El almacenamiento de energía por el quipo SAFE se producirá desde la generación de origen renovable (autogenerada) y desde la red convencional. El equipo SAFE se programa para almacenar el 100% de la energía que tenga origen renovable y tome de la red solo el restante necesario. La compra de energía desde la red se producirá, igual que el modo 1.1 anterior, conectando en remoto con las bases de datos oficiales que diariamente publican los precios de venta de la energía para el día siguiente, y comprando automáticamente el volumen previsto de energía para el día siguiente en los tramos horarios de menor precio. Así, la energía consumida será: el 100% de la renovable que se haya auto-producido, y el resto desde la red convencional habiendo sido comprada automáticamente en los momentos de menor precio.

GESTIÓN ENERGÉTICA con y sin renovable:

En este modo de funcionamiento el AHORRO DE LA FACTURA ENERGÉTICA será la suma de los siguientes conceptos:

Compra de energía.

La energía que se compra desde la red convencional al menor precio diario publicado en las páginas oficiales como precio horario para el día siguiente, es la estrictamente necesaria para cubrir el almacenamiento que se ha calculado necesario para los hábitos de consumo, y la necesaria para cubrir los picos de potencia que en momento puntual sean requeridos por el cliente.

Reducción del término de potencia.

Como consecuencia de que la base del consumo será el almacenamiento del equipo SAFE, se producirá la reducción de la potencia contratada, ya que el cliente solo precisará tener contratada la potencia para cubrir los picos de consumo en los que el mencionado almacenamiento no cubra la demanda.